Michel Succar se desempeña actualmente como Ingeniero de Software en la Organización Europea para la Investigación Nuclear -comúnmente conocida por la sigla CERN- una organización de investigación europea que opera el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. “Creo que no pude encontrar una mejor manera de apoyar el desarrollo de la sociedad que trabajando en uno de los experimentos más grandes de la ciencia”, menciona Michel, quien obtuvo el mejor resultado en las pruebas SABER PRO 2020 de educación superior de todos los estudiantes de ingeniería de Los Andes.

Este ingeniero uniandino nos cuenta las 5 cosas que marcaron su paso por la Facultad de Ingeniería.

Carrera: Doble programa: Ingeniería Industrial e Ingeniería de Sistemas y Computación

¿Por qué estudiaste Ingeniería Industrial e Ingeniería de Sistemas y Computación? Estudié Ingeniería Industrial e Ingeniería de Sistemas y Computación porque creo que a través del entendimiento de los sistemas industriales del mundo y con la ayuda de la tecnología, se puede realmente generar un impacto positivo en cualquier lugar, sobre todo en Colombia.

¿Cuál es tu mayor pasión? Mi mayor pasión en la vida es tener un impacto en la sociedad a través de mi trabajo. Generar o contribuir en un proyecto que realmente cambie la forma en la que se desarrollan o se comportan las comunidades me causa una gran inspiración y emoción al momento de trabajar.

¿Cuál fue la clase que más te impactó? Nunca se me van a olvidar dos materias, una de cada programa. La primera, Simulación de Eventos Discretos. Esta para mí fue una clase donde realmente confirmé el impacto que podía generar la Ingeniería Industrial en el mundo real, pero, además, fue exigente, complicada y tediosa; muy apasionante. La segunda, Desarrollo de Soluciones Cloud. Nuevamente, me encontré con la manera de llevar mi trabajo al mundo, que realmente había una forma de convertir grandes proyectos en realidad.

¿Cuál fue tu mayor aprendizaje en Uniandes? Me di cuenta de que siempre serás tan bueno como tu último proyecto, trabajo, emprendimiento, o como quieran llamarlo. No importa si has hecho cien malos proyectos, lo importante es haber aprendido de ellos y mejorar en el siguiente. Que al momento de enseñar algo de lo que realmente se está orgulloso y que los demás lo aprueben o incluso admiren, será un punto de quiebre donde ya no serás el de los cien malos proyectos sino el “duro” que presentó ese gran último proyecto.

¿En qué trabajas y cuáles son tus proyectos a futuro?  En este momento, soy Ingeniero de Software en el CERN. Creo que no pude encontrar una mejor manera de apoyar el desarrollo de la sociedad que trabajando en uno de los experimentos más grandes de la ciencia. Una gran manera de empezar mi vida profesional, pero también, de abrir puertas a nuevas experiencias y oportunidades, como lo es participar en un lugar multicultural como el CERN. Así, en un futuro, pienso realizar una maestría donde pueda aprovechar todo lo que he aprendido y conocido en esta etapa de mi vida para expandir mis capacidades y mi mente.

¿Qué consejo le darías a un “primíparo”?  Teniendo mi camino un poco más claro, hoy por hoy, le aconsejaría a cualquier “primíparo”, que nunca mire para atrás. Que no se desmoralice por malas notas o por obstáculos en el camino. Siempre se puede mejorar, toca tomar cada experiencia, y, sobre todo, cada error, como un aprendizaje del pasado, pero dejándolo ahí, en el pasado. Mirando siempre al futuro con la frente en alto y las metas claras. Siendo positivo y concentrándose en el presente siempre se presentarán oportunidades que pueden cambiar la vida.