Los Andes se mueve mejor

Hacer más agradable la vida de la comunidad universitaria y de los habitantes de su entorno inmediato es prioritario para la Universidad. Las estrategias abarcan investigaciones en movilidad sostenible y acciones puntuales como la promoción del uso de la bicicleta.

Moverse en bicicleta en Bogotá es más rápido, placentero, saludable y barato que utilizar carro privado, busetas o TransMilenio. Por eso, para los investigadores en movilidad este es el modo de transporte más recomendable, seguido por buses y busetas de transporte público. Sin embargo, la mayoría de estudiantes, profesores y empleados uniandinos perciben la bicicleta como insegura, lenta y poco saludable (contaminación) y optan por otros medios.

Tales son los resultados de las encuestas en línea que se hicieron en la Universidad dentro del proyecto para incentivar el uso del carro compartido (pág. 49) y que se están utilizando en el diseño de todas las herramientas para mejorar la movilidad en el campus y su entorno en el centro de Bogotá (ver “Un tema prioritario” pág. 43).

Las mediciones muestran diferencias signifi cativas en los medios de transporte usados por la comunidad, según sean estudiantes, profesores o empleados, y según su ingreso mensual: casi el 60% de los viajes de los estudiantes son en transporte público, mientras que cerca del 70% de los profesores llegan en carro o taxi. Pero los universitarios cuya mesada es superior a 200.000 pesos utilizan menos TransMilenio y busetas y pasan a ser conductores o pasajeros de carros particulares (figura 1).

El instructor Álvaro Rodríguez, del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, destaca que aunque el uso de la bicicleta es bajo, Los Andes es ejemplo entre las universidades en Bogotá y en jornadas como la del Día sin Carro es la que mayor proporción de ciclistas registra. Según las encuestas, el factor más desmotivante para su uso entre los no ciclistas es la inseguridad; también pesan el clima, el trayecto muy largo, las ciclorrutas inadecuadas, el sudor y el cansancio y la falsa idea de que es lenta. Para incentivarlos la Universidad ha diseñado planes como: Carrera de Modos, Caravanas de los Miércoles, Semana de la Movilidad y mejoras en los cicloparqueaderos.

Bajo la asesoría de los profesores del área de transporte, la Universidad también ha iniciado acciones para mejorar su infraestructura y planta física. Ejemplo de esto es la adecuación de rampas y ascensores para personas con movilidad reducida y la ampliación e instalación de techo para el cicloparqueadero.

Rodríguez, ingeniero civil con maestría en Planeación de Infraestructura de la Universidad de Stuttgart (Alemania), explica en qué consisten estas y otras actividades para mejorar la movilidad en Los Andes. Él lideró la iniciativa de la Carrera de Modos y moderó el Foro de la Semana de la Movilidad Uniandina, que se efectuaron en octubre pasado.

Carrera de Modos

Surgió para desvirtuar la percepción de lentitud de aquellos que no usan la bicicleta (califi cado como factor desmotivante con 4,1 en una escala de 1 a 5, frente a la califi cación de 1,8 entre los ciclistas). Participaron el rector Carlos Angulo, en su carro; el instructor Jorge Sefair, en bicicleta; el presidente del Consejo estudiantil, Daniel Lozano, en TransMilenio, y el instructor Álvaro Rodríguez, en buseta. La cita fue en la carrera 15 con calle 85 y la distancia hasta la Universidad era de entre 8,5 y 9 kilómetros. Cada uno llevaba un dispositivo GPS para reportar su ubicación.

Antes de la carrera, se hizo una ‘polla’ en la que participaron 5.000 personas con 7.000 formularios. Ambos resultados fueron inesperados: la bicicleta les ganó a todos (25 minutos) y TransMilenio fue el más lento (1:01 horas), (figura 3). El ingeniero Rodríguez explica que a TransMilenio le fue mal por dos razones: el punto de origen de la carrera y las intersecciones de la Avenida Jiménez. Precisa que los pasajeros que toman el bus articulado más allá de la calle 100, pueden usar el expreso, pero en Chapinero, que es de donde salió el grupo, el transporte público más rápido es la buseta. Además, el TransMilenio tarda entre 8 y 13 minutos (la media es de 9:12 minutos), en recorrer los dos kilómetros del Eje Ambiental, y su velocidad baja de 60 km/hora promedio a 20.

La carrera fue antesala de la Semana de la Movilidad en Los Andes y el propósito es institucionalizarla, como ocurre en otros lugares del mundo, para hacerles seguimiento a los cambios en la movilidad. Era la segunda vez en Bogotá y la primera organizada por la Universidad, cuyo socio fue la firma Blackberry que regaló dos dispositivos para los ganadores de la ‘polla’ y otros dos para la carrera de observación.

EL GRUPO: SUR (Estudios en Sostenibilidad
Urbana y Regional).

CONTACTO: Juan Pablo Bocarejo, profesor asistente del
Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental,
director del grupo Sur. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. '; document.write(''); document.write(addy_text37333); document.write('<\/a>'); //-->\n Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://movilidadsostenible.uniandes.edu.co

Álvaro Rodríguez, ingeniero civil, con maestría
en Planeación de Infraestructura de la
Universidad de Stuttgart (Alemania). Instructor
del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La culpa no es del otro

Echarle la culpa al otro y no reconocer los errores en las vías es una barrera que debemos romper para mejorar la movilidad en las ciudades y ello implica mezclar de manera sostenida pedagogía y control. A esa conclusión llegaron expertos reunidos en el Foro de la Semana de la Movilidad Uniandina organizado por el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental.

Durante una mañana, los expertos mostraron cifras elocuentes acerca de los malos hábitos arraigados en los ciudadanos y el peligro de tener ciudades diseñadas para la felicidad de los automóviles. Coincidieron en que los accidentes viales son prevenibles, pero nos falta mucho en temas de seguridad vial y prevención; debatieron acerca de la importancia de tener hábitos saludables y resaltaron la contribución de la bicicleta para alcanzarlos.

El profesor Arcesio Lizcano, director del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, en su discurso de apertura, enfatizó en la importancia que tiene la investigación en Ingeniería de Tránsito y Transporte para la sociedad colombiana y resaltó el trabajo que se ha hecho en los últimos años en la Universidad.

María Andrea Agudelo, representante de la Secretaría de Movilidad del Distrito, destacó la importancia de la acción conjunta entre esa entidad y Los Andes para mejorar la movilidad en el sector de Las Aguas y presentó la iniciativa conjunta de una zona de tráfico calmado (Pág. 47) en la que están trabajando.

Alexandra Rojas, directora del Fondo de Prevención Vial, resaltó el mal comportamiento y la epidemia de excusas. Así, por ejemplo, el 80% de los 214.457 viajes en carro particular que se hacen en Bogotá entre las 6:30 y las 7:30 de la mañana llevan un máximo de 2 personas, y para el 90% de los implicados en un accidente de tránsito, la culpa es del otro.

La directora del Fondo de Prevención Vial afi rmó que la gente conoce sus obligaciones, pero actúa con “una capa de tefl ón”, hasta el punto de que 99% de los conductores consideran que son mejores o iguales a los otros y 93 de cada 100 se creen muy prudentes; sin embargo, 1 de cada 2 acepta que le “toca hacer” maniobras arriesgadas, por ejemplo, para evitar el trancón.

Para Rojas, además del comportamiento humano, en la seguridad vial incide la infraestructura, en cuyo diseño se cometen errores como construir dobles calzadas con obstáculos laterales. Además, se debe controlar la calidad de los equipos y vehículos, pues no hay razón para vender carros baratos que no pueden entrar a Europa, Chile o Estados Unidos por inseguros. La institucionalidad también debe ser fuerte, para que los ciudadanos vean que la posibilidad de ser sancionados es alta.

Beneficios de la bicicleta

Andrés Jara, director en Colombia del Instituto de Políticas para Transporte y Desarrollo (ITDP, por su sigla en inglés) cuya sede central está en Nueva York, propuso racionalizar el uso del automóvil para disminuir viajes y congestión y distribuir mejor el espacio público entre peatones ciclistas, transporte público y carros particulares.

Entre los impactos positivos de la bicicleta, resaltó los ahorros en las finanzas, porque construir un kilómetro de vías en las ciudades latinoamericanas cuesta más de 1,5 millones de dólares, mientras que uno de ciclorruta de altísima calidad vale 360.000 dólares. También, el combate del sedentarismo, pues una persona aumenta 1,8 kilos de peso cuando compra carro y los ciclistas reducen casi en 40% las probabilidades de morir de enfermedad cardiovascular. Concluyó que la bicicleta ha vuelto a ser una opción válida de transporte urbano porque no congestiona, no contamina y propicia el buen estado físico. En el foro también participaron los profesores Juan Pablo Bocarejo, Andrés Medaglia, Álvaro Rodríguez y John Duperly, y Fernando Alonso de la Fundación Chévrolet.

Hábitos saludables

John Duperly, médico internista de la Fundación Santa Fe, con doctorado en Medicina del Deporte, alertó sobre los riesgos del sedentarismo y pidió fomentar hábitos saludables. Dijo que la hipertensión arterial, los altos niveles de azúcar en la sangre y el sobrepeso y la obesidad son algunas de las 19 enfermedades que causan mayor mortalidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Todos estos factores pueden combatirse con acciones como no fumar, hacer 30 minutos diarios de ejercicio e ingerir 4 porciones de frutas y verduras al día.

Duperly criticó duramente el tabaquismo y señaló que en Colombia son preocupantes los altos índices de masa corporal, es decir, “cuánto pesa un metro cuadrado de ser humano”. Explicó que cuando ese índice se sitúa por encima de 23 empiezan a aparecer las complicaciones para la salud, prevenibles con actividad física. La médica Olga Lucía Sarmiento, profesora de la Facultad de Medicina de Los Andes, destacó que el diseño de las ciudades es un instrumento valioso para incentivar esa actividad.

Comparte tu Chevrolet, un ejemplo colombiano

El programa Comparte tu Chevrolet de la GM Colmotores comenzó a gestarse a comienzos del 2009 y a finales del año pasado el porcentaje de viajeros en un mismo vehículo subió de 21 a 45 y el de empleados que viajan solos bajó de 79 a 56. Al presentar las cifras, Fernando Alonso, director ejecutivo de la Fundación Chevrolet, enfatizó en la necesidad de innovar, educar e invertir para lograr una movilidad sostenible, según las recomendaciones del Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sostenible.

La Fundación se concentró en sensibilizar a los 1.700 empleados para que se muevan mejor y adopten prácticas de mantenimiento ambientalmente amigables, pero apunta a extenderse a universidades, empresas y centros de negocio. Para lograr el objetivo, realizó una encuesta sobre las costumbres de viaje e involucró a su Oficina de Comunicaciones. Luego vinieron la campaña de expectativa, los talleres de sensibilización y el desarrollo de una plataforma sencilla en la web para hacer los contactos. También se demarcó un paradero donde los empleados pueden identificar las rutas y se estableció un plan de incentivos, como bonos de gasolina o parqueaderos preferenciales.

Comparte tu Chevrolet recibió en 2009 el premio Amor por Bogotá, entregado por la Alcaldía Mayor.

Ingeniería, educación y autoridad, mezcla exitosa

Un equipo interdisciplinario trabaja para agilizar los desplazamientos en Los Andes y su entorno y garantizar la seguridad y la convivencia. El Manual de Movilidad es una de las acciones.

Ingeniería, educación y autoridad son los tres pilares que aseguran el éxito en iniciativas de movilidad. Los problemas no se resuelven solo con buenas ideas de ingeniería. Así lo resume el profesor Juan Pablo Bocarejo, cabeza de los grupos multidisciplinarios de la Universidad de los Andes para investigar los temas de movilidad sostenible y movilidad uniandina.

Combinar ingeniería, educación y autoridad se conoce en inglés como la estrategia de las tres “ees” (engineering, enforcement, education) y pretende analizar el problema desde muchos puntos de vista. Por ello, ingenieros civiles, industriales y de sistemas, economistas, médicos, arquitectos, diseñadores y sicólogos, entre otros profesionales, integran el equipo que investigó los hábitos de la comunidad de Los Andes y propone acciones para cambiarlos.

Los expertos en transporte detectaron varios problemas de movilidad dentro y fuera de la Universidad. Por ejemplo, sobre la vía principal de acceso, ocurren casi 400 paradas cortas entre las 6:30 y las 7:30 de la mañana, cada una con un promedio de 47 segundos, que entorpecen la fluidez del tráfico. Por otro lado, era común encontrar corrillos a la salida y entrada de las escaleras, hay obstáculos para el desplazamiento de los discapacitados y se utilizan mal los ascensores, entre otros muchos inconvenientes.

El diagnóstico también mostró que hay dificultades de acceso. “Una persona que entre por el edifico Mario Laserna, tiene acceso al 30% de las instalaciones y si lo hace por otras puertas, es mucho más crítico”, dice Juan Pablo Bocarejo, director del grupo de investigación SUR (Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional). Agrega que la Universidad no es amigable con los discapacitados, pero con acciones como mejorar las rampas o educar a los estudiantes para que les den prelación, facilitan sus desplazamientos.

El profesor destaca la militancia de estudiantes como Andrés Vergara y de varios profesores en el uso de la bicicleta, a pesar de las distancias que deben recorrer desde sus casas (casi 12 kilómetros en algunos casos). Para mitigar el impacto negativo de la percepción de inseguridad (4,0 sobre 5,0 según una encuesta), se han puesto en práctica la Carrera de Modos y las Caravanas de los Miércoles (Págs. 42 y 44).

“No debemos esperar grandes soluciones e inversiones como alternativa para movernos mejor, pues cada quien tiene un importante potencial de apoyo”, dice Bocarejo. Precisamente por eso y porque los investigadores uniandinos intervienen en temas de la envergadura del metro para Bogotá
y pueden ayudar al cambio, la Rectoría pidió trabajar en movilidad para crear un modelo experimental que dé ejemplo a la ciudad y a otras instituciones. La estrategia tiene el apoyo de la Oficina de Comunicaciones y la Dirección de Desarrollo.

“Creemos que el uso de nuevas tecnologías y nuevo materiales y generar zonas de experimentación puede ser bien interesante para la ciudad y para la movilidad en el futuro —dice Bocarejo—. Cada institución debería ser responsable de generar una movilidad más sostenible, y la suma de acciones contribuirá a mejorar la situación globalmente”.

Lecciones y logros en ocho meses de trabajo

El ingeniero Juan Pablo Bocarejo, doctor en Transporte de la Universidad de París Este, resalta los siguientes:

  • Este ejercicio piloto debe tender a establecer un plan de movilidad similar al de algunas ciudades europeas, donde las empresas tienen planes obligatorios de movilidad sostenible y estrategias como la de Comparte tu Chevrolet (Pág. 46).
  • En corto tiempo se alcanzaron buenas solucionesde ingeniería como la rotonda de la Zona30, en conjunto con la Secretaría Distrital de Movilidad (Pág. 47).
  • Se está haciendo gestión de tráfico. Muchas veces la solución no es construir un puente o invertir 3.000 millones de pesos en una obra, sino intervenir puntualmente la vía.
  • e han establecido zonas de pacificación de tráfico que le dan prioridad al peatón.
  • Se ha logrado la integración multidisciplinaria.

EL GRUPO: COPA (Centro para la Optimización y la Probabilidad Aplicada), del Departamento de Ingeniería Industrial; SUR (Grupo de Estudios de Sostenibilidad Urbana y Regional) del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, y CEDE (Centro de Estudios sobre Desarrollo) de la Facultad de Economía.

CONTACTO: Andrés Medaglia, ingeniero industrial, profesor asociado de ese Departamento y director del proyecto de carro compartido. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Última actualización el Miércoles, 31 Julio 2013 14:43